La receta para volverte millonario

¿Ser millonario es algo reservado para unos pocos? ¿O con un sueldo de clase media, disciplina y un plan sistemático de ahorro, también se puede llegar?

Un plan de inversión paciente y ganador

En mi actividad de asesoramiento financiero con frecuencia me encuentro con personas que buscan inversiones que les permitan volverse millonarias de la noche a la mañana.

Esto es lo mismo que querer tener la figura ideal yendo sólo 2 meses al gimnasio. Al poco tiempo te decepcionás y lo abandonás para siempre. Muchos de ellos son los que luego piensan que invertir en la bolsa es una timba y nunca más vuelven a intentarlo.

El equivalente a un plan regular de ejercicios en las finanzas es un plan sistemático de ahorro de largo plazo.

Este plan debe tener instrumentos diversificados. El tener rendimientos aceptables y promedios de mercado durante muchos años es un camino seguro al éxito .

Warren Buffet, considerado por muchos como el mejor inversor de todos los tiempos, tiene su propia definición de la bolsa de valores: “Es el lugar donde la gente impaciente le pasa su dinero a la gente paciente”.

¿Quién quiere ser millonario?

Bueno, hasta acá todo muy bonito, pero supongamos que tengo poca capacidad de ahorro. Quizás pienses que nunca te podrías volver millonario. Bueno, tengo una muy buena noticia para vos: estás totalmente equivocado.

Con el ahorro de una persona de clase media se puede llegar a ser millonario, aun cuando hoy no tengas ni un peso ahorrado . ¿Cómo? Dejame que te cuente.

Si ahorrás u$s 500 por mes, estás camino a convertirte en millonario en sólo 34 años. Si podés subir esa suma a u$s 1.000 por mes, te llevaría sólo 26 años llegar al tan ansiado millón de dólares.

De acuerdo con la edad en que empieces a ahorrar y tu contribución mensual, podrías ya estar rumbo a convertirte en millonario mucho antes de la tradicional edad del retiro.

Pero… ¿qué tan cerca estás?

Para facilitarte las cosas, a continuación te presento un simple cuadro que dice a qué edad te convertirás en millonario, basado en tu edad actual y tu capacidad de ahorro mensual.

Tené en cuenta que este cuadro asume que empezás con cero ahorros previos y que la tasa de rendimiento es 8% anual (conservadora para estándares históricos) por lo que ya podrías estar aún más cerca de tu objetivo.


Este cuadro muestra el impresionante poder del interés compuesto.

Y conseguir ese 8% anual hasta puede ser un número conservador.

Un portafolio diversificado y con una estrategia de largo plazo como el que encontrarás en nuestro servicio Vacas Lecheras te otorgará incluso unos puntos de rendimientos más cada año, pero sin caer en la trampa de buscar rendimientos extraordinarios que te hagan perder todo tu capital.

Si mirás los números del cuadro podrás ver que mientras antes comiences a ahorrar mejor.

Por ejemplo, si comparás una persona que puede ahorrar u$s 3.000 por mes (ya lejos de lo que sería ser clase media) pero que comienza a ahorrar a los 50 alcanzará su objetivo a los 65 años. ¡Pero no todo el mundo puede ahorrar tanto dinero por mes!

En cambio, una persona de 25 años también podría alcanzar ese millón de dólares para los 65 años, pero ahorrando sólo u$s 300 por mes. Apenas un 10% de lo que ahorraba la otra persona de altos ingresos cada mes.

Por un segundo pensá en una persona que gane 10 veces más que vos. Quizás, si no está ahorrando, nunca alcance a tener ahorros de ese tamaño pero vos con un ingreso menor sí.

Si sos joven aún, mirar esta tabla puede cambiar tu vida financiera para siempre y mostrarte un camino seguro para conseguir volverte millonario.

Pero si ya estás más entrado en años y ves que te resultará imposible hacerlo empezando en este momento, nunca es tarde para ordenar tu plan de inversión.

Y si tenés un hijo que aún se encuentre en edad escolar, podés abrirle una cuenta de inversión y mostrarle cómo su capital va creciendo con este plan de inversión. La ventaja aquí es que será más fácil evitar que se tiente y retire su capital, por lo que le podrás mostrar de una manera más palpable cómo un pequeño aporte mensual se va convirtiendo en un gran capital.

No te olvides, el mercado premia a los inversores pacientes. Sé uno de ellos.